Jalasano

Blog sobre las viejas costumbres, lo natural, y la gastronomía tradicional y artesana.

Pisto manchego con berenjena

El momento de la cosecha en el huerto familiar es el más gratificante, pero probablemente, una o dos familias no darán abasto con todo lo que el huerto pondrá a su disposición durante los dos o tres meses que dura la recolecta veraniega.  En el artículo de hoy explicaremos una receta típica de la cocina campesina de Castilla la Mancha que nos servirá para conservar y disfrutar de nuestras hortalizas durante todo el año: “Conserva de pisto manchego con berenjena”.

pisto_ingredientes

Ingredientes:

1 Cebolla grande

3 Pimientos verdes

1 Pimiento rojo

1 Berenjena grande

1 Calabacín grande

2 Dientes de ajo

1 Kg.  Tomate maduro

Aceite

Sal

Azucar

Hemos leído que el pisto manchego original no lleva berenjena, pero vamos a añadir una que por arte de magia lo convertirá en “Ratatouille”, plato procedente de la Provenza francesa, o en “Samfainapreparación típica de nuestra tierra, Cataluña, aunque nosotros hoy, en homenaje a nuestras raíces conquenses, lo seguiremos llamando “Pisto manchego con berenjena”.

En primer lugar debemos cortar las berenjenas en cuadrados, colocarlas en un escurridor y salarlas para que pierdan el amargor. A continuación pelamos y picamos el ajo y la cebolla en juliana. Lavamos los pimientos, quitamos el rabo y los troceamos en cuadrados no muy grandes. Picamos también el calabacín y el tomate en dados más o menos del mismo tamaño que el resto de hortalizas (lo de pelarlos o no, es opcional). Ponemos aceite a calentar y cuando esté a punto incorporamos el ajo y la cebolla; cuando esté pochada y comience a coger color añadimos los pimientos, esperamos unos 10 minutos y añadimos la berenjena (previamente lavada para quitarle la sal) y 5 minutos más tarde incorporamos el calabacín. El calabacín y la berenjena soltarán bastante agua, tendremos que esperar a que ésta se evapore.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ahora añadimos el tomate,  sal y  azúcar al gusto (para contrarrestar la acidez del tomate)  y dejamos a fuego medio hasta que veamos que el tomate está frito y las verduras en su punto.

Una vez apagado, si queremos conservarlo lo haremos mediante el método tradicional. Llenamos tarros de cristal hasta arriba, los cerramos y hervimos al baño maría durante 20-25 minutos. La manera más típica de servirlo es con huevo frito como primer plato, pero también es un excelente acompañamiento para carnes y pescados, incluso se puede utilizar como salsa para aderezar arroces y pastas. Esperamos que os haya gustado ¡Jalasaludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 17, 2013 por en Cocina artesana, Gastronomía, Recetas y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: